//Nueva Ley de Responsabilidad Social Empresaria de Mendoza. En busca de un Reporte Social

  Nueva Ley de Responsabilidad Social Empresaria de Mendoza. En busca de un Reporte Social

18 de febrero del 2013

Con la sanción de la ley No8.488, Mendoza es pionera en proponer que las empresas generen el Balance Social, entendido como una herramienta que mida en indicadores económicos, sociales y ambientales las acciones que las empresas realicen en esos tres ejes.

La Legislatura de Mendoza convirtió en ley el proyecto que promueve la Responsabilidad Social Empresaria (RSE). Según reza la norma, el objetivo es fomentar conductas socialmente responsables de las empresas y organizaciones en general, en el diseño y materialización de sus políticas, con el fin de que se cumpla una objetiva valoración y evaluación de la sustentabilidad social, ambiental, económica y financiera.

Para ello se ha fijado este marco jurídico del Balance de Responsabilidad Social y Ambiental Empresaria (BRSAE), que en meses más se instrumentará. El plazo es de 180 días y participarán de la instrumentación el Gobierno provincial y entidades intermedias como Valos, el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, la FEM y el CEM, entre otras.

Cabe destacar que en todos los casos la Responsabilidad Social Empresaria surge como una iniciativa voluntaria de las empresas, y a lo que viene esta nueva normativa –puesta en la mesa de debate en un primer momento desde el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Mendoza e impulsada desde el Ejecutivo provincialel Ministerio de Agroindustria y Tecnología de la Provincia de Mendoza, la vicegobernación, Valos y las cámaras empresariales– es a preparar un contexto para que cada vez más empresas se animen a llevar adelante gestiones relacionadas con el compromiso social y ambiental.

Es importante resaltar que la ley tiene un sentido optativo. Es decir que las empresas no van a estar obligadas a informar sobre sus actividades. Probablemente, lo que sí va a existir para aquellas empresas que informen son incentivos o premios por su buen accionar en la comunidad.

Felipe Sturniolo, integrante de la Comisión de Balance Social de la FACPE (Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas) y uno de los autores de la ley, explica: “Desde el punto de vista empresarial es una cuestión de gestión interna. Las empresas deben evaluar de qué manera esta información les puede servir o no, y cómo la pueden utilizar. Ahora, desde el punto de vista político, a los distintos poderes les sirve contar con información creíble y clara sobre el comportamiento de la empresa en la sociedad. Es decir, de qué manera beneficia una empresa a la sociedad y el accionar de la empresa en el escenario social, ya sea produciendo o no beneficios para la comunidad. Cuando uno tiene información agregada de muchas empresas de diferentes sectores, se pueden tomar decisiones con base en información social real de estas”.

“Lo primero que hay que tener en cuenta es que es una ley de Balance Social y no de RSE, porque lo que la ley propone es que las empresas generen un Balance Social. El Balance Social es una herramienta que mide en indicadores económicos, sociales y ambientales las acciones que las empresas realizan en estos tres ejes.

Las empresas pueden, a través de este balance, recopilar información y lo puedan comunicar a los públicos interesados, es decir a todas aquellas personas u organizaciones que sean afectadas o afecten a la empresa. De todas maneras, a mí me gusta llamarle Memoria, más que Balance, a este proceso, porque no está relacionado con lo que conocemos como un balance económico, sino que está más relacionado con un reporte de sustentabilidad. La ley también propone un índice y una certificación, que hay que tener en cuenta primero para su validación por parte de la mesa de reglamentación”, asegura María Paz Gómez Centurión, especialista en RSE y titular de la Consultora de RSE Mirada Sostenible.

Sobre el establecimiento de la ley, Fabián Andreu, presidente de Valos, comenta: “Surge una oportunidad para rescatar la temática. Durante todo este tiempo que venimos trabajando, muchas veces nos costó explicar qué es lo que hacíamos. Creemos que el hecho de que esto tenga una difusión mucho más masiva ya es una oportunidad”.

Las normativas internacionales proponen hacer memorias de sustentabilidad anuales, para poder comparar la progresión de los indicadores. Para ello generalmente se utiliza lo que se conoce como GRI (Global Reporting Initiative), que es una herramienta muy útil para generar reportes de sustentabilidad. Hay otras, como la ISO 26000, pero tanto esta como la GRI no son certificables. En Mendoza, la ley propone una certifica- ción por el órgano de aplicación, que en este caso sería el Ministerio de Producción.

Volviendo la mirada sobre el Marco GRI (Global Reporting Initiative) para la elaboración de memorias de sostenibilidad, podemos indicar que este pone la mirada para informar luego el desempeño de una empresa en los aspectos económico, social y ambiental. Otra ventaja del Marco GRI es la aplicación de los indicadores por niveles. Contempla tres niveles para la realización de la memoria: el inicial, intermedio y experto. Esto da la posibilidad a las empresas de realizar sus memorias progresivamente.

El Marco GRI para la elaboración de reportes de sustentabilidad reúne el consenso de múltiples actores que participaron y fueron consultados al elaborar la herramienta. Consta de un conjunto de principios y orientaciones para la elaboración del reporte, que pretenden definir el contenido y garantizar la calidad de la información divulgada. También incluye los contenidos básicos (indicadores de desempeño) y las pautas técnicas para la elaboración del reporte. Brinda información sobre qué se debe presentar (indicadores) y cómo exponer la información.

–¿Qué esperan las empresas de la ley y la sociedad de las empresas?

–En este contexto, en donde la Ley 8.488 espera su regulación, la lupa está puesta sobre la obligatoriedad o no de la ley y en los beneficios que esta traerá. “Vemos la normativa como una posibilidad para instaurar el tema. En las reuniones que se han mantenido, también surgieron aspectos importantes como el que obli- ga a las empresas con una dotación de más de 300 trabajadores a la aplicación de la ley.

Eso no fue bien visto por el vicegobernador Ciurca y decidió no darle lugar, porque el compromiso era armar una ley consensuada. Desde Valos el objetivo o la misión es que se trabaje bajo los parámetros de la RSE en todas las empresas”, explica Fabián Andreu, desde Valos.

La visión de Felipe Sturniolo, partícipe del diseño de la norma, no es muy optimista en cuanto a la participación de las empresas, pero no pierde esperanzas: “Creo que esta ley no va a cambiar mucho la conciencia de las empresas, simplemente algunas adherirán en relación a los incentivos, en primer lugar.

“Pero lo importante es que las empresas pueden hacer un balance interno y darse cuenta de que trabajar con Responsabilidad Social hace también a la cartera de clientes que pueden tener, ya que en la actualidad, en el mundo, se busca la inversión socialmente responsable.

“Si las empresas lo empiezan a ver desde ese punto de vista, es posible que no les empiece a importar tanto el incentivo y les comience a interesar más el tema de ser reconocidas como socialmente responsables.

“Creo que siempre va a existir gente que diga que las empresas cuentan para lavar la imagen, porque vivimos en una sociedad de mucha desconfianza. Creo que el talón de Aquiles de los argentinos es la desconfianza que tenemos entre los diferentes sectores. Puede ser que alguna empresa lo haga para lavar su imagen, pero hay muchas que no.

“De hecho Valos, una de las entidades promotoras de este movimiento, incentiva a las empresas para que lo cuenten, porque cree que cuando alguien informa una buena acción es probable que otro la conozca y la replique”, dice Gómez Centurión sobre las dudas que muchas veces generan en la sociedad estas acciones de RSE.

Respecto al impacto que puede tener en las empresas, desde la Federación Económica de Mendoza, su presidente Adolfo Trípodi explica: “El vicegobernador nos reunió previo a esto para explicarnos de qué se trataba. Creemos que es una buena iniciativa pero también que es un largo camino a desarrollar para que las empresas adopten las normas de RSE.

“Es un inicio que puede ser auspicioso si somos capaces de desarrollarlo adecuadamente.

“Es un proceso largo que no es lo mismo para una empresa pequeña o mediana que para una grande. Hay que insistir en este camino pero respetando los tiempos de cada empresa para no correr el riesgo de generar una injusticia con la pequeña empresa.

“El beneficio más importante debe ser el reconocimiento por parte de nuestra sociedad de estar eligiendo una empresa que tenga estas normas, porque la legitimación social es lo que debe llevar a una empresa a ingresar en esta metodología. El negocio tiene que venir por el lado del reconocimiento social”.

En una misma sintonía Leonardo Andreu, presidente del Consejo Empresario de Mendoza, agrega: “Estamos de  acuerdo en que sea una ley que sirva para las promoción de las actividades de la Responsabilidad Social. Lo que no nos parece conveniente desde el CEM es que sea obligatorio para una de- terminada categoría de empresas. Creemos que las actividades de responsabilidad social no tienen que estar enmarcadas en la obligatoriedad. Salir con una obligatoriedad tendría muchas falencias para que pudiera ser exigido legalmente a las empresas. Que sea obligatorio genera una incompatibilidad con las buenas acciones de RSE, porque supuestamente las acciones sociales se hacen excediendo con buenas prácticas lo que obliga la ley. Si hay una ley que obliga se transforma en una exigencia legal pero dejaría de ser RSE. También vemos con entusiasmo el tema de armar un sistema de incentivo y que tenga algún reconocimiento social por sus acciones de RSE, y si es ante el Estado también es interesante. Solo el reconocimiento de la sociedad ya es positivo”.

Reportar más allá de los resultados financieros: desafíos y beneficios

Una investigación realizada por la Consultora Mirada Sostenible revela cuáles son los pros y las oportunidades de realizar una Memoria de Responsabilidad Empresaria. Las actividades de cualquier tipo de organización, ya sea una organización social, empresa o gobierno, de cualquier tamaño, tienen impacto en el medio en el que realizan sus actividades que se manifiestan más allá de sus colaboradores directos y de los clientes o beneficiarios.

Uno de los retos más importantes que conlleva el desarrollo sostenible es que exige alternativas innovadoras y nuevas formas de pensar. Si bien los avances en conocimientos y tecnologías contribuyen al desarrollo económico, también tienen el potencial de ayudar a resolver los riesgos y amenazas de la sostenibilidad de nuestras relaciones sociales, del medio ambiente y de las economías. Los nuevos conocimientos y las innovaciones en materia de tecnología, gestión y políticas públicas brindan a las organizaciones la oportunidad de elegir nuevas alternativas sobre el modo en el que sus operaciones, productos, servicios y demás actividades influyen en el planeta, en la población y en las economías.

En años recientes, la responsabilidad social corporativa y la sustentabilidad se han instalado en las agendas de las organizaciones. Nuevas legislaciones y normas voluntarias son introducidas continuamente para garantizar que las organizaciones sean responsables por sus impactos en el ambiente y la sociedad. Comunicar abiertamente esta responsabilidad, tanto a los accionistas como a los demás públicos de interés (stakeholders) puede construir confianza y apoyo, pero solo si la información compartida es exacta y representa el desempeño social, ambiental y ético de la organización.

El valor de ejecutar un proceso de reporte es identificado en dos grandes ámbitos de las organizaciones: interno y externo.

Los principales desafíos identificados por las empresas a la hora de iniciar el proceso de elaboración del reporte están situados en tres áreas.

– La necesidad de recolectar datos desde los diferentes sectores: los colaboradores, sobre todo en la primera experiencia de reporte, usualmente no tienen entre sus prioridades la rutina de informar sobre acciones o indicadores de la empresa que no son los habituales (financieros).

– La interpretación de los datos recolectados, para ser transformados en un reporte amigable y de fácil lectura para todos los públicos de interés a la vez que sólido y completo en su información.

– La habitualidad de la rendición de cuentas y publicación de los compromisos de la empresa en temas que van más allá de los financieros.

Antecedentes de normativas dirigidas a la RSE

Los antecedentes vienen desde el año 1970 , tal vez un poco antes, pero son antecedentes ligados a la Responsabilidad Social Empresaria. En distintos países, sobre todo de Europa, se fueron estableciendo modelos de cómo presentar estos informes. En la actualidad el modelo más conocido y utilizado internacionalmente es GRI, y es el que apunta a ser el líder. Por ello la ley lo toma como Informe de Sostenibilidad.

En Europa existió en un momento la idea de un Sello Social. Es decir, que si uno iba al supermercado podía ver en las góndolas productos con este sello y de esta manera se podía incentivar al consumidor a comprar este tipo de productos. Lo que buscaba con esto era que el consumidor prefiriese el producto con Sello Social, porque sabía que a la larga lo que consumía iba a volver a la comunidad. Lo original, en el caso de Mendoza, es que ya existe una ley. En Salta, por ejemplo, tienen un decreto. Sin lugar a dudas, Mendoza ha hecho punta en el tema con esta ley y se ha convertido en un iniciador a nivel nacional.

Antecedentes de normativas dirigidas a la RSE

Los antecedentes vienen desde el año 1970 , tal vez un poco antes, pero son antecedentes ligados a la Responsabilidad Social Empresaria. En distintos países, sobre todo de Europa, se fueron estableciendo modelos de cómo presentar estos informes. En la actualidad el modelo más conocido y utilizado internacionalmente es GRI, y es el que apunta a ser el líder. Por ello la ley lo toma como Informe de Sostenibilidad.

En Europa existió en un momento la idea de un Sello Social. Es decir, que si uno iba al supermercado podía ver en las góndolas productos con este sello y de esta manera se podía incentivar al consumidor a comprar este tipo de productos. Lo que buscaba con esto era que el consumidor prefiriese el producto con Sello Social, porque sabía que a la larga lo que consumía iba a volver a la comunidad. Lo original, en el caso de Mendoza, es que ya existe una ley. En Salta, por ejemplo, tienen un decreto. Sin lugar a dudas, Mendoza ha hecho punta en el tema con esta ley y se ha convertido en un iniciador a nivel nacional.

La experiencia de una empresa

Marcela Neme, Negocios Corporativos del Grupo Sanco Seguros

El Reporte es para el Grupo Sancor Seguros una herramienta fundamental de la Gestión y Comunicación de la RSE. Nos sirve para sistematizar y medir el desempeño económico, social y ambiental, y de esta manera rea- lizar una rendición de cuentas a todos nuestros grupos de interés.

Por otro lado, es muy útil para realizar un diagnóstico estratégico, planificar nuestra gestión de riesgos y así detectar oportunidades de mejora para una gestión responsable. Finalmente, nos permite comunicar a la sociedad en general, y más concretamente a nuestros grupos de interés, información transparente y estandarizada de las actividades que realiza la empresa dentro de los campos económico, social y medioambiental.

–¿Cómo es transmitido a sus públicos internos y externos?

–Nuestro Reporte de Sustentabilidad comprende un ejercicio económico de nuestro grupo (ejemplo: julio 2011/junio 2012) y se presenta en la Asamblea General Ordinaria del año correspondiente. Nuestro primer destinatario es el público interno, por lo cual se envía notificación por mail a los empleados y se publica en la Intranet. Además, se realizan envíos físicos a participantes de diálogos, medios, instituciones y otros grupos de interés. Por otra parte, el material es enviado por mail, adjuntando archivo en formato pdf o dirección web, a todas aquellas bases de grupos de interés, incluyendo clientes, productores de seguros, gobierno, sindicatos y demás contactos. Luego, se implementa un FocusGroup de materialidad del Reporte con expertos de RSE del ámbito académico y empresarial, incluyendo también a empleados. Finalmente, se realizan encuestas de materialidad del Reporte y se envía una gacetilla de prensa a medios de comunicación especializados (de RSE, Seguros) y de información general regionales.

–¿Cuáles son las principales actividades de RSE que realizan?

–El proceso de RSE del Grupo responde a una estrategia de sustentabilidad basada en la creación de valor económico, social y ambiental, considerando el largo plazo y el desarrollo sustentable de nuestra comunidad y las generaciones futuras. Los principales programas:

– Programa Nacional de Prevención de Siniestros de Tránsito “Rutas en Rojo”: su objetivo es enseñando conductas en materia de seguridad vial mediante un móvil que recorre el país, programas de TV, jornadas de capacitación, un sitio web (www.rutasenrojo.com.ar); el Programa Formador de Formadores, destinado a docentes, y Compromiso Vial, un curso superior en seguridad vial que se complementa con una diplomatura.

– Sistema Nacional de Capacitación en Prevención de Riesgos, programa Primero Prevención: cuenta con un programa de TV, conferencias abiertas a la comunidad y talleres para empresas.

– Prevención en Escuelas-Preveniños: destinado a contribuir al mejoramiento de las condiciones de higiene y seguridad de los establecimientos educativos y promover la formación de una cultura preventiva en las presentes y futuras generaciones.

– Generación Pre / Mi Primera Licencia: lanzado en 2012, está orientado a la formación de jóvenes conductores de vehículos y usuarios de la vía pú- blica del último año del nivel secundario, poniendo énfasis en la toma de conciencia y la prevención de riesgos.

– Parque Temático de Seguridad Vial: contribuye con la concientización en materia de seguridad y prevención vial desde la más temprana edad. – Motivadores Viales: programa de prevención de accidentes de tránsito en el ámbito laboral, que tiene como objetivo formar a los empleados en la problemática del tránsito y la siniestralidad vial, a fin de convertirse en referentes respecto a conductas a replicar.

– ComprometeRSE: integra las acciones concebidas en respuesta a las expectativas identificadas entre los empleados.

– Manteniéndonos Activos: programa de preparación para el retiro laboral.

– Además, se trabaja en conjunto con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en programas como “Prioridad uno: los chicos” y con la Agencia Nacional de Seguridad Vial en sus grupos de trabajo. Para más información sobre todos los programas, ver pdf de Reporte de Sustentabilidad 2011/2012 en la web institucional: «www.gruposancorseguros.com».

La experiencia de Tarjeta Nevada

Tulio Martilotti, gerente de RRHH en Tarjeta Nevada

La compañía tiene una visión estratégica que va más allá del surgimiento de una ley. Esto tiene que ver con un espíritu y una forma de interpretar los negocios. Nosotros arrancamos con una inclinación sobre este tema. Dentro de la sociedad que trabajamos nos llevamos algo, intentamos explotar un negocio, lograr una rentabilidad para los socios de la empresa, pero también estamos insertos en una sociedad con características particulares y le devolvemos a esta sociedad lo que esta nos ha dado.

Hoy Nevada tiene 1.300 empleados, en 12 provincias, con 40 puntos de atención en todo el país, por lo que conocemos otras situaciones sociales en otras provincias. Hemos empezado a llevar nuestra cultura y forma de ser. Implementamos en forma estructurada actividades de ayuda a la niñez y ancianidad canalizando los esfuerzos en fundaciones o instituciones educativas. Dentro de nuestra política hemos armado hace varios años un centro de formación para cajeros profesional, atención al cliente y operador de call center. Preparamos profesores con un plan de formador de formadores tratando de hacer exitosas las capacitaciones. A esto le podemos sumar acciones de reciclajes y otras vinculadas a nuestros clientes internos.

El resultado de todas las acciones y el material que se fue acumulando lo empezamos a volcar en nuestro Balance de Responsabilidad Social Empresaria, que es un reflejo de cómo nos ve- mos puertas adentro, cómo trabajamos con nuestros proveedores y clientes, qué hacemos con la comunidad.

Hay un mensaje muy fuerte del directorio, que es muy importante para mantener año a año el espíritu de la empresa. Este balance es mandado a todas las sucursales para que se conozca y se reparta en la comunidad, proveedores, clientes, amigos. Este tipo de herramientas obligan y comprometen más allá de una ley. Creo que para los que quieran empezar a trabajar en esto, es muy positivo para la empresa. Muchos de nuestros empleados se han dado cuenta de que su trabajo los hace trascender, no termina en Nevada. Por ejemplo pintando un comedor, o haciendo una colecta. Es un fenómeno que da un sentido social a lo laboral. Creo que más allá de la nueva norma, la oportunidad que tenemos como empresa es única y se convierte en algo que te hace mejor persona.

2018-06-22T15:56:52+00:00 18/02/2013|Novedades|