//La pobreza y la indigencia nos interpela como sociedad y nos obliga a trabajar por encima de las grietas.

Frente a los nuevos datos emitidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos,  en los cuales se señala que la pobreza en nuestra provincia llegó a 44% y afecta a 451.644 personas,  y que durante el segundo semestre del 2020 más de 60 mil personas cayeron bajo la línea de indigencia, solo en el Gran Mendoza, no podemos ser indiferentes ante dichas cifras. No pueden ser simplemente un dato estadístico, sino que deben llamarnos a una profunda reflexión sobre la forma en la cual estamos desaprovechando la infinidad de recursos que tiene nuestra provincia.

 

Nuestra provincia se ubica estratégicamente en el Corredor Bioceánico Central más importante de América del Sur, nos encontramos en la línea de menor distancia entre los litorales oceánicos que pasa por las grandes capitales australes. El 66% de la carga terrestre proveniente del Mercosur que se dirige a los puertos del Pacífico lo realiza a través del Paso Cristo Redentor. Mendoza es la cuarta provincia en extracción de crudo y gas convencional. En cuanto a las exportaciones, se estima que de haber continuado con el ritmo observado entre 1993 y 2012, en 2020 Mendoza habría generado 900 millones de dólares más, casi el equivalente a la exportación de productos vitivinícolas el año pasado (USD 935 millones). Según estudios realizados por la UNCuyo, la faena local de ganado bovino creció desde un 88% entre 2011 y 2019, no obstante, sólo un 15% del ganado faenado proviene de la provincia (48.000 cabezas), el resto es trasladado desde San Luis, Córdoba y La Pampa. Podríamos seguir mencionando datos que avalan el enorme potencial que tiene nuestra provincia y es por ello que nos resulta muy difícil de entender que nuestros gobernantes, a través de políticas erradas, constantemente empujen a más mendocinos a caer debajo de la línea de pobreza.

 

Estamos convencidos de que tenemos la imperiosa necesidad de reactivar la economía generando empleo genuino y apostando a una Mendoza productiva poniendo el foco principalmente en la educación en valores, sembrando la cultura del trabajo y defendiendo a la familia como institución fundamental a partir de la cual se desenvuelve y crece toda sociedad.

 

Las cifras que vemos no nos tienen que amedrentar, sino que nos tienen que doler y deben incentivarnos a llevar adelante un enorme trabajo de colaboración entre el sector público y el sector privado, dejando de lado las diferencias para sacar a miles de mendocinos de la situación en la cual se encuentran. No podemos ser más espectadores de balcón, nos urge convertirnos en protagonistas del cambio y eso implica que cada persona que vemos en la calle debe ser para nosotros el motivo por el cual trabajamos a futuro por nuestra querida tierra.

 

La historia de nuestra provincia nos muestra que hemos sido hechos para afrontar grandes desafíos, supimos ganarle al desierto, superar las inclemencias climáticas, ponernos de pie luego de un terremoto. Hace dos décadas llegamos a ser una de las cuatro provincias más ricas del país y nuestro mayor orgullo es ser la cuna de la libertad de América. Tenemos por delante una tarea que a priori parece titánica, pero recordemos que el mismísimo General San Martín eligió a Mendoza para fundar la independencia de tres naciones. En sus cartas a Pueyrredón se refería a nuestra provincia de la siguiente manera “Deme usted a dos Mendoza y América será libre…”. Dos siglos después la labor que nos convoca implica liberar a nuestra gente del flagelo de la pobreza y estamos convencidos del potencial que tenemos para llevar adelante esta empresa.

 

 

Sergio Martini – Presidente ACDE

Eduardo Sancho – Presidente ACOVI

Gustavo Kretschmar – Presidente AEM

Federico Pagano – Presidente CEM

Alfredo Cecchi – Presidente FEM

Daniel Ariosto – Presidente UCIM

Mauricio Badaloni – Presidente UIM

2021-04-12T17:40:36+00:00 12/04/2021|Novedades|