//El Consejo Empresario Mendocino apoya las medidas del gobierno nacional

La economía argentina es una economía estancada, atrofiada, con inflación crónica y en aumento, sin capacidad para crear empleo, con un sector público que ha crecido hasta niveles insostenibles asfixiando al sector privado, con una maraña impositiva y regulatoria, compitiendo por un financiamiento que lo absorbe el Estado para sus gastos ineficientes y excesivos.

El sector privado ha estado condicionado por una política de fuerte sesgo intervencionista del Estado, que solo mostró lo ineficaz que fue para reducir la inflación y generar crecimiento. Hoy casi la mitad de nuestros compatriotas están sumidos en la pobreza. ¿De qué ha servido aumentar el tamaño del Estado en la economía a casi el 45% del PBI, con una infinidad de regulaciones y una presión fiscal récord?

Desde el Consejo Empresario Mendocino valoramos las medidas dispuestas por el gobierno del Presidente Javier Milei, que comienzan a corregir las enormes distorsiones generadas por políticas intervencionistas, y a reducir el peso de un Estado elefantiásico con gastos ineficientes e insostenibles.

Es clave quitar el peso de las regulaciones que impiden el desarrollo del sector privado, fuente de generación de riqueza de una Nación. El sector productivo ha sido sometido por años a injerencias estatales indebidas como ha sido los controles de precios, las restricciones en materia de comercio exterior, la Ley de Abastecimiento, solo por mencionar algunas.

Es necesario generar más competencia como eje central para lograr en el mediano plazo una baja sustentable del costo de productos y servicios consumidos por toda la población. Es muy importante la libertad para contratar productos y servicios, para incentivar la oferta y demanda de bienes a precios razonables, habiendo comprobado en reiteradas ocasiones que los controles y regulaciones solo llevan a la escasez.

Es necesario un Estado que brinde servicios de calidad a sus ciudadanos y colabore mejorando sustancialmente el clima de negocios, para que las empresas argentinas sean cada vez más competitivas, y así nuestros productos y servicios puedan llegar a los mercados internacionales generando las reservas que necesita nuestro país. Para ello, es necesario también agilizar y facilitar los trámites burocráticos nacionales, provinciales y municipales.

Las medidas del gobierno nacional implicarán también que los empresarios prebendarios, que sostienen sus empresas y la rentabilidad a costa de los negocios que han acordado con el Estado, deban reconvertirse para comenzar a producir lo que demanda y necesita la sociedad, de manera eficiente y competitiva.

En este proceso de eliminación de regulaciones, realineación de precios relativos, mayor competencia, menos trabas burocráticas, reducción de gastos ineficientes del Estado, habrá sectores afectados, que por años se han sostenido de manera artificial a costa del Estado. Otros, continuarán desfavorecidos por las retenciones y el impuesto PAÍS, entre otras más, mientras el tamaño del Estado se reduce a niveles sostenibles.

En esta transición estamos dispuestos a contribuir con el esfuerzo que sea necesario, cada uno desde el lugar de grandeza que le toque asumir en este momento tan crítico de nuestra querida Nación, para hacer viable este difícil pero esperanzador camino.

Abogamos para que esta reforma tan importante y profunda del gobierno nacional, en pos de la reconstrucción del funcionamiento económico, encuentre el consenso a través de una actitud responsable en la dirigencia política y en los actores más importantes de la vida económica y social de nuestro país. Es importante acompañar estos cambios que marcan el inicio de la reconstrucción de esta nueva Argentina que nos merecemos.

El nuevo camino de revalorización del sector privado, redundará en generación de riqueza, inversiones productivas y mayor oportunidad de empleos de calidad, sin trabas ni intermediarios.

Es urgente y necesario volver a colocar a la Argentina en la senda del desarrollo económico y reducción de la pobreza, y como reza el Preámbulo de nuestra Constitución “para promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”

2023-12-27T18:56:42+00:00 26/12/2023|Novedades|